RSS

No es por AMLO, es por la democracia.

24 Sep
No es por AMLO, es por la democracia.

Aún escucho en mi mente el mensaje del Consejero Presidente del IFE, Leonardo Valdez Zurita: “Los mexicanos tuvimos una jornada electoral ejemplar, participativa y realmente excepcional, el país ha consolidado su democracia electoral.” A lo mejor me raptaron de pequeña, vivo en otro país y no me he dado cuenta. Una disculpa por el sarcasmo, sin embargo, imagino que muchos de ustedes sentirán la misma impotencia y frustración que su servidora.

Esa sensación de absoluta impunidad es un trago amargo en el sinuoso y tortuoso camino de la tan sonada transición democrática. Le piden al ciudadano que respete un resultado cuando no se respetó todo un proceso; le piden que esté tranquilo porque México ha vivido tiempos peores de inequidad y corrupción. No le pueden demandar a un ciudadano con conciencia histórica que se quede de brazos cruzados y con el piquito cerrado, es un asunto de congruencia.

Vivimos en un México donde las instituciones que fueron creadas para salvaguardar nuestros derechos democráticos son las primeras que violan la constitución, con leyes que castigan pero no corrigen. Son tres detalles que no podemos seguir solapando como ciudadanos: La compra de votos consecuencia  del derroche de gastos de campaña,  el uso excesivo de los medios por parte de un partido o candidato y la manipulación de la información por parte de estos.

Nuestro sistema es infalible, ya está consolidado para que todo lo anterior parezca insulso, común y cotidiano. Los mexicanos nos pasamos por el arco del triunfo leyes y lo que sea, porque de otra forma nuestra existencia y subsistencia estaría al borde del colapso nervioso. Nuestro pan de cada día es un licuado de corrupción, inequidad, impunidad y violencia, nos las dan como al niño que no quiere la papilla.

El 9 de septiembre, Andrés Manuel López Obrador, más allá de dejar de ser el candidato de la izquierdas lanzó un mensaje que casi ningún medio difundió. Una palabra describe su discurso: Paciencia.

La fórmula es luchar, resistir, no claudicar, avanzar, caer y levantarse, recomenzar y así, hasta la victoria final. Todo depende de no perder la fe o desmoralizarse, de comprender que los procesos de transformación son tardados pero sublimes; hacernos a la idea de asumirlos como forma de vida porque hasta en lo personal producen dicha y grandeza.”

Es una dosis lenta y desgarradora. Pierdo la fe pero la recupero, junto con un poco de esperanza. Tenemos el caso de Lula de Silva, en Brasil, que no se rindió en el duro y largo camino de llevar a su nación a ser una potencia regional. Fue una revolución de conciencias. México despertó pero aletargado, aún piensa que es un sueño y ya pasará pero no es así, tiene que despertar por completo y ejercer uso de sus derechos.

Mucho se pierde cuando dejamos de intentar ejercer la conciencia. Es un trabajo difícil tenerla, manifestarla y engendrarla en alguien más. Ya no podemos seguir siendo ciudadanos del montón que solo recuerdan que tienen un gobierno en cada elección. El pleito constante es que siempre es lo mismo, que quién quede hará lo mismo, que todo esto es una pérdida de dinero y tiempo,  ese pensamiento nos tienen en este presente y aún muchos no lo ven ni lo entienden. Vivimos en el país del aquí no pasa nada, el problema es que a la salida tampoco pasa nada.

Hay mucho que trabajar y no podemos dejarlo a los jóvenes, ellos que culpa tienen del daño de los mayores. Debemos entender que la desobediencia civil es más que un acto de rebeldía es el ejercicio de nuestros derechos, mucho hay que seguir cambiando en este país, no permitir que regresemos al pasado.

Sí el PRI ya regreso a los Pinos, hay que demostrar que no somos el mismo pueblo al que sometieron con su presidencialismo y su autoritarismo, hay que demostrar a las televisoras que somos ciudadanos capaces de discernir y comprender que tenemos derecho a la soberanía informativa. Es un asunto de voluntad colectiva, no es por un candidato, ni por una persona, es por un país mejor y un futuro.

Sexenio del PRI, sexenio de Televisa, NO, sexenio de lucha, sexenio de exigencia.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 24, 2012 en relaciones internacionales

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: